16 de abril de 2018

Agustín Gómez Arcos: la necesidad de "contar los muertos de mi España y pasar la factura a los culpables"

Agustín Gómez Arcos, escritor excluido de la historia de la cultura oficial española, a pesar de ser uno delos escritores más exitosos en Francia, sufrió una doble censura: la censura explícita ejercida por la dictadura franquista, y la censura durante la transición, al fin y al cabo continuación maquillada de aquella. El Franquismo prohibió su obra y la deforme “democracia” que aquel parió la ignoró por completo, al no aceptar su autor la traición a la República, a las víctimas del fascismo, a los que lucharon durante decenios contra la dictadura, que está última representó. 
Imagini pentru agustin gomez arcos

Gómez Arcos jamás perdonó a los ideólogos y artífices de la falsa “reconciliación nacional”, un concepto que esconde poco más que la aceptación de la victoria del fascismo y de la impunidad de sus criminales. La mayoría de los personajes creados por él tienen como motor el odio de clase, la indignación y el ansia de justicia imprescindibles para que pueda existir algún día una verdadera democracia. Toda su obra, pues, es compromiso político.

Guiado por sus inquebrantables principios, algo excepcional en una España de mercenarios ideológicos y prostitución literaria, y siguiendo a Celaya y su aquel verso, “la poesia es un arma cargada de futuro”, afirmó y defendió que“los políticos olvidan, los escritores no”, y subrayando la imprescindible necesidad de “contar los muertos de mi España y pasar la factura al Culpable”, algo que todavía no se ha llevado a cabo.

Gómez Arcos nace en Enix (Almería) en 1933, en el seno de una familia que sufrirá duramente la represión y el aislamiento social por su condición de “rojos”. De esa experiencia infantil nace su libro “El niño pan”, en el que nos narra con contundente realismo la tragedia de los vencidos. Cursa el bachillerato en la ciudad de Almería, disfrutando de una predilecta relación con su profesora Celia Viñas, poeta y escritora. Es ella quien le transmite la afición por la creación literaria en un ambiente de profundo espíritu de libertad, herencia de los ideales de la Institución Libre de Enseñanza.

En Barcelona inicia estudios de Derecho, para pronto abandonarlos. Posteriormente, se traslada a Madrid concentrándose en la producción dramática. Abordará todos los géneros literarios, publicando en 1956 su primer libro de poemas, 
“Ocasión de paganismo”, pero es en el teatro donde encuentra el vehículo de expresión de su contestación social y rebeldía hacia el Régimen que atenaza España. Comparte posiciones comprometidas, con autores como Alfonso Sastre o José Bergamín, para quienes la literatura es ante todo un hecho social y por lo tanto, al escritor se le exige igualmente responsabilidad social

En 1960 consigue el primer premio en el Festival Nacional de Teatro Nuevo con su farsa
“Elecciones generales”. La censura le retira el premio y prohíbe su representación. En 1962 se le otorga el premio Lope de Vega por la obra “Diálogos de la herejía” premio que es anulado posteriormente y censurada la puesta en escena. Nuevamente en 1966 con la pieza teatral “Queridos míos es preciso contaros ciertas cosas” recibe el segundo premio Lope de Vega tras declararse, sospechosamente, desierto el primero. Al no recibir ninguno de los galardones y anularse consecutivamente los estrenos de sus obras y, junto al ambiente asfixiante en el que vivió por aquellos años en Madrid, decide autoexiliarse en primer lugar a Londres y finalmente a París.

Instalado en París desde 1968, se rebela de una forma particular contra su madre patria, aquella que se había convertido en un gran campo de concentración: abandonar el castellano y empezar a escribir, exclusivamente, en francés. Sin embargo, los temas seguirán saliendo del manantial de la realidad española, y sus obras comprometidas con la memoria, la justicia y la lucha por la libertad.

En Francia, tendría un éxito rotundo, algo que contrasta con su olvido por motivos políticos en España. Sería dos veces finalista del acreditado premio “Goncourt” una de ellas en 1978 por Escena de caza furtiva”, novela violenta, en la que se ponen minuciosamente al desnudo los mecanismos represivos de la Dictadura, la tortura, la clandestinidad, la corrupción... Un tema habitual de sus novelas, como de su pensamiento, es la de la necesidad de la venganza, única forma de justicia posible. Por ejemplo, en la novela citada, la esperanza surge a través de un personaje, un francotirador, el hijo de las víctimas, que con fusil en mano disparará al Jefe de Policía dos balas en el bajo vientre, “…que desgarran de inmediato carne y sexo….dos balas misioneras…”.

Así responde el autor a ese “autoperdon” que el Régimen se había dado a sí mismo, pisoteando a la justicia de sus víctimas, pues, según Gómez Arcos, tal democracia era una democracia creada por franquistas, los mas inteligentes y flexibles de la derecha. Iniciada la Transición Gómez Arcos regresó ocasionalmente a España, de donde nunca perdió la nacionalidad, aquí encontró una completa incomprensión; siendo ignorado por la critica literaria y rechazado por los editores. De forma prematura, murió en 1998 como escritor prestigioso en Francia y como tal, fue enterrado en su país de acogida en el cementerio de Montmartre, reservado a las grandes personalidades, junto a Emilio Zola, Dumas, Héctor Berlioz y Nijinski. 

Entre sus novelas destaca María República”, su obra más autobiográfica, como él mismo definió. María, la huérfana de padres fusilados, enterrados en fosas comunes, “…cadáveres que lleva en la tumba de su cabeza…”, mujer caída, con conciencia de su clase y de quienes son sus enemigos, perseguida y metida a puta para sobrevivir. En ella está presente también la imprescindible venganza: contatida de sífilis, María, víctima inocente de la Victoria, se servirá de su enfermedad como subversión al Régimen: contagiar a toda la burguesía de la ciudad es su objetivo; su obra destructora es que los criminales engendren hijos enfermos, castigados, torturados como sus víctimas.
Imagini pentru transicion franquista

“…Gerentes del futuro de la Patria, concesionarios de patentes extranjeras, promotores inmobiliarios, militares, comisarios de policía, obispos y demás, arrastrándose penosamente hacia lo más alto de la escala social al grito de ¡Viva Franco!. Todos contagiados por mi sífilis. Todos deformes. Una gusanera que irá invadiendo el país hasta emponzoñarlo por completo…”

Otras de sus obras más conocidas son la novela El cordero carnívoro”que fue ganadora del “Prix Hermès” 1975, galardón que concede Francia a la obra más destacada de la literatura marginal, yAna no”, su obra más internacionaltraducida en su momento a dieciséis idiomas, llevada al cine en 1985, con la que ganó el “Prix du Livre Inter” 1977, concedido por los lectores a la mejor novela del año, y galardonada con los prestigiosos premios literarios “Thyde Monnier” y “Roland Dorgelès”. Presenta a una mujer, Ana No, a quien el exilio no le permitió tener una identidad; la guerra y la dictadura fascista, despojándola de todo, la ha convertido en una negación absoluta. A sus 75 años, emprenderá un viaje andando, siguiendo el duro y hostil camino de la vía del tren, para antes de morir, abrazar lo único que le queda, un hijo preso en una cárcel del norte de España, acusado de pertenecer al Partido Comunista. Travesía en la que solo le acompañarán el recuerdo de sus muertos: un marido y dos hijos fusilados. 

Agustín Gómez Arcos fue un escritor digno, un raro especimen en la España del todo se vende y todo se compra, empezando por los propios principios, y cuya máxima expresión es la gran traición a las víctimas del fascismo que supuso la Transición, y la sociedad prostituida que dio lugar. Gómez Arcos jamás lo aceptó, y continuo exigiendo que se hiciera justicia, y por eso fue censurado y olvidado en su país. Escupió el brebaje de la farsa democrática que le dieron a beber, y jamás aceptó la imposiciòn de la monarquía contra la que tantos españoles dieron su vida y por la que miles siguen olvidados en fosas comunes; una monarquía que hoy sigue arrastrando el testigo del fascismo en la figura de Fernado VI de Franco.

Para terminar, compartimos un poema de Agustín Gómez Marcos que define bien su pensamiento y explica porque jamás triunfó ni triunfara en la España de la dictadura sincera ni en la de la democracia simulada:

Imagina tus manos
y mis manos,
y las manos de todos,
su multitud de dedos
para contar los muertos de mi España
y pasar la factura al Culpable.

Imagina mi boca
con tu boca
y las bocas de todos
su multitud de lenguas
para gritar venganza, no justicia,
que justicia no calma
los vencidos.

Imagina tus ojos
Y mis ojos
Y los ojos de todos
su multitud de horas
para buscar la culpa al Asesino
y mirarle la muerte
sin descanso.

Imagina la culpa
de su culpa,
su multitud de culpas,
la vejez
enterrada en el Valle de las Culpas
Valle de los Caídos
por mal nombre.

Imagina mi rabia
con tu rabia
y la rabia de todos
la multitud de rabias
para cargar fusiles y fusiles
y cargar corazones
y futuros.


Gómez Arcos Agustín

15 de abril de 2018

José Bergamín sobre la impostura de la unidad de España

Imagini pentru jose bergamin GUERRA CIVIL
José Bergamín, Congreso de Escritores Antifascistas,
Valencia, 1937
José Bergamín es, quizás, uno de los más grandes intelectuales del siglo XX del estado español, republicano hasta sus últimas consecuencias y, por eso, censurado y condenado al olvido mediático por lo que el llamaba "el franquismo sin Franco".

Fue de los pocos que se opuso tanto al franquismo como a la democracia que este parió, pues, utilizando una expresión muy bergaminiana, "de tal palo tal astilla".  Para él, España son sus pueblos, y no sus perros guardianes, sus gentes diversas, sus lenguas y su diversidad, y no la forzada unidad construida a fuerza de látigo, garrote vil y fosas comunes.

Fue tan español que no vio más remedio que refugiarse de esa falsa España fascista, "aterrorizante", en uno de sus pueblos, aquel que nunca jamás cesó de enfrentarse a la unidad "guardiacivilizada", vigilada y por decreto, Euskal Herria, donde siguió soñando con esa España de los pueblos que los militares y los oligarcas siguen todavía ahogando con  leyes inamovibles, sofocadoras y continuadoras, por gracia del estado policial y de la Audiencia Nacional,  del propio franquismo que las parió, aunque se maquille de "democracia de toda la vida".

Aquella Transición, mitificada por el régimen trans-franquista, travestido en democrático mientras imponía un rey y una unidad "por cojones", con esa forma de ser tan de jauría de los Millans Astray, Mola o Queipo de Llano que lo inspiran (y de los que sale una línea de continuidad ideológica evidente con Felipe González, los Gal o la invasión policial de Cataluña en los barcos-piolín para amenazar su voluntad de votar, entre otras lindezas de la democracia del 78),  no fue más que una nueva violación del deseo popular de ser la España de los pueblos, de la unión libre entre ellos por voluntad popular, de aquella España Republicana que fue arrancada apenas empezaba a florecer por los mismos que hoy pisotean cualquier movimiento popular.

Imagini pentru jose bergamin peregrinoBergamín no tragó con la impostura impuesta como tantos otros sicarios del régimen, tanto los venidos de sus propias tripas hediondas,  como tambíén los allegados desde los así llamados movimientos antifranquistas (muchos de ellos hoy todavía, suponemos que para ocultar sus verguenzas y no recordar lo que un día fueron y en lo que luego se convirtieron, siguen haciendo de palmeros del mismo régimen de la unidad por la gracia, o broma de mal gusto, de la Constitución del 78). A estos últimos, Bergamín hubiera podido llamarlos perfectamente, tal y como la creatividad republicana de los pueblos de España hoy extiende por las redes sociales, "izquierda tricornio", una expresión, sin duda alguna, muy bergaminiana.

Para Bergamín, la Unidad Constitucional era, y es, una farsa, una impostura, construida mediante la violencia de estado y sobre las miles de fosas comunes que, olvidadas por los fascistas, siguen descomponiendo desde su mismos cimientos el régimen constitucional-falangista, monarco-franquista, condenado a derrumbarse para permitir que, finalmente, sean sus pueblos los que, si así lo desean, vuelvan a construirlo a solas o colectivamente, pues son esos pueblos de España los que, si esta existe, han de formarla, es decir, los que han de decidir su propio destino (y Bergamín lo supo hasta su muerte y lo defendió hasta su último suspiro).

En José Bergamín, Escritos en Euskal Herria,Editorial Txalaparta, un libro muy recomendable para entender esa aterrorizante forma de terrorismo de estado que fue la Transición "Democrática", aparecen algunos textos sobre la impostura de la unidad de España que son de gran actualidad en el marco de la lucha del pueblo catalán por su derecho a decidir y a ser en o fuera de España.

***


"Unirse y ser uno es diferente cosa" decían nuestros teólogos renacentistas. Unión no es unidad. La supuesta , sobrepuesta y siempre impuesta unidad llamada nacional de España con la Monarquía (y monarquías) no ha sido nunca unión nacional de los pueblos y de sus hombres en España, en toda la historia de España.

Fue siempre, sigue siéndolo, una tramposa impostura estatal: antes del Imperio, durante el Imperio y después de él. Y siempre, como ahora, aterrorizada y aterrorizante (ahora, además, referenduménica*, computeada, irresponsable y chapucera).

Otra ocasión sería la unión independiente y libre de los pueblos españoles. Muy otra cosa (repitámoslo una vez más) que los Estados Unidos de España o en España. Impuestos, por supuesto, por supuestos, sobrepuestos y uniformados" (Punto y Hora, 4/9/80)


"Después de la guerra me he ido haciendo cada vez más republicano porque cuando he visto con más claridad y lucidez a España ha sido cuando he estado tanto tiempo fuera de ella. Eso es lo que molestaba y molesta hoy más que nunca. Yo creo que en este momento en España el delito mayor -más incluso que la apología del terrorismo- es el republicanismo (...) La monarquía defiende el monoteísmo político, al cual se adhiere una fanática superstición impuesta a través de los siglos de la unidad de España. Es idea de la unidad de España, antes del imperio, en el imperio y después del imperio, es la historia de España apresada por una monarquía que no solamente ha destruido a la otra España -a la que los monárquicos llaman anti-España que es la España de las naciones, de los pueblos- sino que ha destruido, por consiguiente, a España misma (...) La España única, la que culmina en la voluntad imperial de Franco, es una unidad impuesta de arriba a abajo y no ha existido nunca. Los pueblos españoles han sido víctimas desde siglos de este sistema que se imponía por la fuerza y que ahora se impone diciendo no sé qué de democracia y enmascarado en falsificaciones históricas (...) Unirse y ser uno es totalmente diferente. No es lo mismo una unidad de Estado que la unión de pueblos independientes, necesitados de esa independencia y esa libertad precisamente para unirse ya que de otra forma no son ellos los que se unen, sino que son unidos mediante camisas de fuerza. La unión de los pueblos independientes de España es lo que realmente se llama España. Así como existe la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, aquí sería la Unión de los Pueblos de las Naciones Españolas. Esto es exactamente todo lo contrario de la impostura -constitucional o no, tramposa o no- desde arriba impuesta, de una unidad que no ha existido nunca ni en la historia ni en la vida española" (Entrevista Punto y Hora, 10/07/80).

No son los mismos perros
con otros collares
son los mismos collares
con otros perros
y muerto el perro
no se acaba la rabia
se acaba el perro.
No es el mismo lacayo
con otra librea
es la misma librea
con otro lacayo.
Y de un reino sin rey
a un rey sin reino
no se cambia el reinado
se cambia el muerto.
(Egin, 22/01/83)

"Separatismo. Yo sé que no hablo en vasco porque no lo sé. Pero también sé que sí hablo vasco sin saberlo. Sé que hablo vasco y no en vasco*, con Unamuno (y no como ) cuando pienso que las separaciones son inseparables de la independencia y la libertad (de las independencias y las libertades) en los hombres como en los pueblos. Y es que hay que empezar por ellas. Aunque creamos que son quijotescas: y porque lo creemos con creer que es un hacer como el que al quijotesco vasco Ignacio de Loyola atribuye la creencia popular desde siglos. Su insistente creer y obrar del romancillo (lo cité aquí mismo, ensalzando a Monzón, mi inolvidable amigo, de quien sigo escuchando la voz).

!Separatismo! !Pues es claro que sí! Y tal vez lo primero de todo. Y despegarse de los pegajosos mejor que tenerse que pegar con ellos. Aunque hay veces en las que no queda otro remedio para poderse despegar del todo" (Quinquenario Egin, 1982).


*Se refiere al referéndum por el que nos metieron doblado al heredero de Franco en el mismo paquete que la libertad en forma de Constitución-Última Ley del Movimiento Nacional Franquista.

*Para hacerlo más actual, podríamos sustituir por catalán.

*Telesforo Monzón, intelectual y patriota socialista vasco.

14 de abril de 2018

Selección de viñetas de los medios internacionales sobre la situación en Cataluña

Los CDR de Cataluña llaman a la unidad de los republicanos el 14 de abril

Los CDR de Catalunya se han dirigido a las republicanas y republicanos de todos los pueblos del estado español ante la celebración del 14 de abril, día en el que se numerosas manifestaciones por la III República tendrán lugar en todo el estado, señalando que la represión que se abate sobre su movimiento es la misma que recae sobre otras personas en el resto del Estado y llamando a luchar en común contra el Régimen del 78.

Un llamado, en definitiva, a la creación de Comités de Defensa de la República por todo el estado español, con el fin de acabar con la perpetuación, sin solución de continuidad, del régimen instaurado por el fascismo en 1939, y que reprodujo a sí mismo tras la muerte del dictador en la actual farsa democrática, igual de opresora de los trabajadores y de los pueblos que aquel.

!Por la III República! !Por el Socialismo!
________________
Imagini pentru II Republica cataluña"Queridos y queridas republicanas del Estado Español, Hoy es 14 de abril, el día de la República. Cuando hablamos de República, esta siempre viene acompañada de firmes ideales sociales y solidarios. Nadie quiere la República para seguir igual… la queremos para avanzar: para quitarnos la Realeza de encima y hacer tambalear este régimen que nos oprime, el régimen del 78 y del “atado y bien atado”.
Así es también en Catalunya. Desde los CDR no compartimos la República Catalana desde un nacionalismo excluyente. Creemos en la República por los mismos valores que vosotras: para avanzar en los derechos sociales y tejer una solidaridad, de igual a igual, entre los pueblos del Estado Español. Y nuestra propuesta no es sencilla: i acabar con el régimen del 78, opresor de TODOS los pueblos del Estado Español y de TODA la clase trabajadora.

Es por eso que os queremos transmitir que, si en la Guerra Civil defender Madrid era defender Cataluña, hoy, defender Cataluña es defender Andalucía, Canarias, Galiza y todos, todos los pueblos del Estado Español. La represión que estamos sufriendo en Cataluña no quedará en sus fronteras. Tarde o temprano, será aplicada a todos los movimientos sociales y soberanistas del Estado. No es nuestra lucha, es la lucha de todos y todas por la democrácia, la república y contra la represión.

!Libertad presas y presos políticos!
!Por el derecho a la autodeterminación, Vivan las Repúblicas y la hermandad entre los pueblos!
Comités de Defensa de la República
!No pasarán!"


Declaración del Comité Central del Partido Comunista de Siria ante el ataque terrorista de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia contra Damasco


La imagen puede contener: texto

13 de abril de 2018

Manifestación en Berlín en apoyo del pueblo catalán y contra la represión del estado español


Estas imágenes no aparecen en los medios de propaganda de la Una, Grande y Libre.

Desde Berlín, nos han enviado imágenes de la manifestación celebrada hace unos días en solidaridad con el pueblo catalán y contra la represión del estado español, donde se han reunido antifascistas, comunistas y, en general, indignados contra el régimen autoritario español, heredero sin solución de continuidad con el franquismo.

Como se puede ver en el video, banderas antifascistas, comunistas y catalanas han paseado por el centro de Berlín, recordándonos que en Europa, pero quizás mucho más que en ningún otro estado en España, el fascismo sigue muy vivo.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...