15 de diciembre de 2014

Biografias de la antitransición: Pablo Sorozabal

2 comentarios:


El objeto de la serie de biografías que hemos titulado “Biografías de la Antitransición”, cuya primera entrega publicamos ahora, es doble, doblemente revolucionario, entiéndase: por un lado, arrebatar de los tentáculos del olvido a que los ha arrojado el régimen actual a una serie de intelectuales que jamás se dejaron seducir por los cantos de sirena de la monarquía del 78, o por mejor decir, del 69, año en que el régimen fascista designó al monigote borbónico como sucesor del sangriento tiranuelo golpista nacido en El Ferrol; por otro, y quizá más importante, recuperar para la causa revolucionaria, de ruptura abierta contra este presente, a unos hombres y mujeres de quienes cierto progresismo travestido de radicalidad echa mano de cuando en cuando, pretendiendo hacerlos digeribles al delicado estómago pequeño burgués, para tratar así de desacreditar resistencias u organizar tablados de farsa electoral con que seguir dando cuerda al insoportable régimen imperante en el basurero capitalista en que vivimos. Para que a nadie quepa duda nos referimos a los vacuos teorizontes de la agresión de la OTAN contra Libia y Siria, a los filosofastros de la rendición de Euskalherria.


Precisamente, como se verá, en muchos de los biografiados la resistencia vasca desempeñó un papel de guía, de faro, de sus inquietudes intelectuales y revolucionarias. La amplia negativa del pueblo vasco a someterse al sainete borbónico y su heroica resistencia, que venía de atrás y se prolongaba como un destello luminoso entre las sombras, siniestras y diestras, de la “joven democracia”, sirvió de aglutinante de un pequeño grupo de intelectuales en que la figura colosal de José Bergamín hizo las veces de eslabón entre la generación que se batió en los campos de batalla contra el fascismo en la Guerra Revolucionaria de 1936-1939 y la que ahora, entonces, se negaba a embaular el inmenso trágala de mentira y desmemoria que tan bien representa la sonrisa campechana y babosa del monigote borbónico de turno.
No era tarea sencilla la de luchar contra la que se nos venía encima. Casi todos se habían subido a ese carro de los muertos vivientes, bautizado por la propaganda democrática como “Transición”; y cada cual con una misión bien definida: a Carrillo y su camarilla de traidores les tocaba desarticular el movimiento obrero y sus capacidades de autoorganización y lucha; a Arzallus y los nacionalistas vascos burgueses, mantener a Hegoalde dentro de España; a los “reformistas”, con Suárez a la cabeza, constitucionalizar a los asesinos y torturadores que habían dado 40 años de tranquilidad a la burguesía española.

Gracias, por una parte, a la resistencia popular, que vive en nuestra memoria en nombres como Reinosa, Euskalduna, Astander, la cuenca minera asturiana, los jornaleros andaluces, los astilleros gaditanos o, más recientes, como Gamonal o Can Bies, y, por otra, a los ensayos, los poemas, los artículos, incluso los sermones, de los biografiados, el éxito de la burguesía fue parcial, incompleto.

A todos ellos nuestro humilde homenaje.

***

Las biografías están tramadas a partir de información publicada en Internet, en libros y, en algunos casos, de recuerdos personales, y están realizadas con la colaboración del camarada Santiago Arroyo.



I- UNA REIVINDICACIÓN DE PABLO SOROZÁBAL SERRANO

Hasta qué punto no sería el comunista Pablo Sorozábal Serrano “intratable” –su pensamiento y su palabra comunistas-, que incluso algunos de quienes “glosaron” su figura y su obra en los días posteriores a su muerte, acaecida el 6 de septiembre de 2007, no pudieron evitar censurar –sí, ¡censurar!- uno de sus artículos más conocidos: su “Elogio sentimental del tanque ruso”, publicado en Egin años atrás.

No podían silenciar la muerte de Pablo Sorozábal. No se atrevieron a hacerlo ni en Gara[1].
No. Y como no tuvieron arrestos, no encontraron mejor modo de deshacerse del incómodo comunista que colgándolo de la soga del ditirambo y apretando bien alrededor de su cuello el nudo de la loa, hasta que su lengua roja, roja de comunista, asomara amoratada, posibilista. Es decir, había que rematar al comunista muerto como sólo son capaces de hacerlo los trosquistas: ¡A comunista muerto, gran alabanza! Lo de siempre: ni el «¡Viva la muerte!» alla Millán-Astray, ni el valiente «¡Muera la vida!» con que le respondió Unamuno, sino el cobarde y abyecto «¡Viva la vida muerta!», lema y emblema de todos los posibilismos.

El cumplido papel de enterradores del comunista Sorozábal se lo repartieron entre un tal Darwin Palermo y el filosofastro Alba Rico, este último encargado de arrojar la última paletada de lisonja necrofílica.

Con un cinismo de más calibre que los cristales de los lentes del mismísimo Trosqui, publicaba el tal Palermo en Rendición (www.rebelion.org/noticia.php?id=55927) la siguiente versión del mencionado “Elogio sentimental del tanque ruso”:

“Casi todo el mundo parece estar muy contento porque el tanque ruso ha hecho mutis por el foro. Pues bien, lamento mucho dar la nota, siento –lo siento por mí– no unirme al coro, pero es que me resulta imposible. No es que me guste practicar el esnobismo de ir a contrapelo. Al contrario, lo detesto. Uno de mis mayores placeres (y declaro que el hedonismo es lo mío) consiste en no discrepar de la mayoría, sino coincidir con ella. (…) Pero (…) debo confesar, y confieso, que aquel ente mítico pero real, aquella fiera de plomo y acero (discúlpenme los estilistas del idioma por la vulgaridad de la metáfora, y los ingenieros armamentísticos por el presumible error metalúrgico) siempre fue objeto de mis amores. Sí, siempre amé, y sigo amando con pasión, con ternura, con devoción y con devoción y con delirio al carro de combate del Ejército Rojo, más conocido por ‘tanque ruso’.

Pese a mi extrema juventud (sólo llevo en este mundo cincuenta y cinco años), mis relaciones amorosas con el tanque ruso datan de muy atrás. Sin pretensiones de exactitud, me atrevería, sin embargo, a afirmar que mi affaire erótico con el tanque ruso dura ya cuarenta y cinco años. Todo comenzó, sin duda, cuando mi padre me habló por primera vez de aquellos tanques rusos que acudieron en ayuda de los milicianos y se lanzaron a contener el formidable embate de la no menos formidable máquina de guerra que italianos y alemanes habían puesto a disposición del general Franco.

(…) Siempre odié la guerra y la odio. Siempre amé la paz, y la amo. He aquí justamente la razón por la que el tanque ruso suscitó en mí tan hondos sentimientos de ternura, de admiración y solidario fervor. El tanque ruso enarbolaba la bandera de la hoz y el martillo, la roja bandera del comunismo internacionalista, esto es, la bandera de la paz, la razón, la humanidad y la justicia. Ahora bien, si es cierto que el tanque ruso se convirtió en símbolo de la victoriosa revolución socialista decidida no sólo a terminar de una vez por todas con la barbarie capitalista en los territorios del antiguo imperio zarista, sino a frenar y contener dicha barbarie en el resto del mundo, también es cierto que otras armas en manos bolcheviques no eran menos merecedoras de ternura, fervor y solidaria admiración, como la artillería, pesada o ligera, la audaz y temible artillería soviética, como las baterías de cohetes Katiuska, los fusiles automáticos Kalashnikov o la aviación de caza, sin olvidar las bombas nucleares y sus misiles portadores, cuya existencia (conseguida con tan enormes sacrificios del pueblo soviético) logró impedir, a principios de los años cincuenta, que el imperialismo, con EEUU a la cabeza, continuara arrojando las suyas sobre ciudades indefensas, asesinando en un abrir y cerrar de ojos a centenares de miles de personas, como hizo en Hiroshima y Nagasaki.

Sí, lamento mucho herir la sensibilidad de las gentes de bien (…) si elijo estos tiempos que corren, justo éstos, para hacer mi elogio sentimental del tanque ruso. Pero es que a uno, francamente, le trae sin cuidado quedar mal ante la inmarcesible y viril inocencia que brilla en los ojos de los demócratas de hoy (fascistas de ayer y de siempre). Por eso no me privaré tampoco de proclamar que ando ahora preocupado sentimentalmente por la armas de Cuba, y que si en mi mano estuviera, le diría al gran Fidel: Comandante, acépteme estos cientos de bombas nucleares y sus correspondientes misiles. Acéptemelos, se lo ruego, en nombre de Euskadi. Pero, desdichadamente, no tengo bombas ni misil que regalar a la Revolución cubana, así que me veo obligado a limitar mi solidaridad a unos gramos de leche en polvo o penicilina, más que nada como símbolo del bloqueo de la isla y, también, como escupitajo contra la jeta de esos traidores, mafiosos, bandidos, canallas, ladrones y malnacidos (sic) que, en la patria de Lenin, han secuestrado, de momento, a mi bienamado tanque ruso.”

Por poco perspicaz que sea, el lector se habrá dado cuenta de que hay cuatro tajos –“(…)”- en la versión de un artículo que, íntegro, no ocupaba más de media página de periódico. ¿Qué pretendía esconder el censor Palermo detrás de cada bocado? ¿Qué es lo que le incomodaba tanto de un artículo que, sin embargo, parecía querernos ¡ensalzar!? ¿Cómo es que el siempre sutilísimo Alba Rico no se percató en su necrológica (www.rebelion.org/noticia.php?id=55994) de los tijeretazos del censor, a quien, no obstante, citaba por sus inverosímiles nombre y apellido?

A día de hoy no es posible –nosotros no lo hemos conseguido- consultar en las páginas de las principales hemerotecas del país –incluidas las de todas las capitales vascas- ninguna versión digitalizada de la colección de Egin que nos permitiera desvelar el misterio. Y es que ese Egin en que escribió Pablo Sorozábal sigue siendo un enemigo declarado de la clase dominante y del sistema de dominación capitalista; por eso hay que acallarlo, silenciarlo, censurarlo… como hizo en Rendición, a su manera, la carcunda trosquista con el comunismo del comunista Sorozábal: maquillarlo, travestirlo, emascularlo, disfrazarlo de lo que no es y posibilitar su digestión para, por fin, meterlo a hombros por la puerta grande… del cementerio del olvido.

En su día, nosotros también leímos –y releímos con enorme satisfacción- el “Elogio sentimental del tanque ruso”, y en el artículo completo, si la memoria no nos falla después de tantos años, Sorozábal afirmaba algo así como que, en su opinión, Stalin, lejos de haber sido demasiado duro, fue demasiado blando.

¿Por qué censuraron los trosquistas esta frase y otras que, con casi total seguridad, eran de un tenor semejante? Porque se trataba de rematar al comunista muerto Pablo Sorozábal, porque había que acabar con la honradez y rectitud de su pensamiento comunista para, una vez edulcorado y desustanciado, ponerlo a los pies de los asnos de posibilismo trosquista.

***

Con el propósito de recuperar la colección de artículos que publicó Pablo Sorozábal Serrano en Egin, algunos tan memorables como “Vascos, vasquitos y españolazos” o aquél, extraordinario, sobre la dicción y la contradicción, hacemos un llamamiento a los camaradas vascos para que remitan a Valakia Roja aquella serie de artículos a fin de proceder, cuanto antes, a su edición completa en Internet.

***

Pablo Sorozábal Serrano nació en Madrid en 1934 y falleció en 2007, también en la ciudad de Madrid. Fue hijo del eminente compositor vasco Pablo Sorozábal y de la cantante Enriqueta Serrano. Bajo la tutela de su padre obtuvo una excelente y vasta cultura. Sus primeros años transcurrieron entre la calle de Luchana de Madrid, en el barrio de Chamberí, y la de Aldamar donostiarra; y entre Luchana y Aia (Guipúzcoa), los últimos.

Como músico, compuso Cantos de Amor y Paz, Cantos de Amor y Lucha, la ópera La tierra roja, así como obras corales y de cámara. Fue autor del Himno de la Comunidad Autónoma de Madrid, con letra compuesta por Agustín García Calvo. Con su padre compuso la música de Las de Caín, sobre la popular pieza teatral de los hermanos Álvarez Quintero, una de las comedias musicales españolas más bellas, que duerme el sueño de los justos desde su estreno en 1958.

Como escritor destacan sus Lloro por King Kong, La calle es mentira y La última palabra, galardonada en 1986 con el premio literario “Pío Baroja”. Esta última obra fue llevada al cine, dirigida por Jaime Chávarri, con el título de Tierno verano de lujurias y azoteas.

Realizó numerosas traducciones de gran calidad del alemán, francés e inglés, entre otros las Cartas a Felice, de Kafka, Effi Briest, de Theodor Fontane, y Historia de Woyzeck, de Georg Büchner, esta última en colaboración con Alfonso Sastre.

Fue, asimismo, fotógrafo eximio de escritores, compositores y de innumerables temas.

***

LAS DE CAÍN

https://www.youtube.com/watch?v=1LX3XFywxDk


HIMNO DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE MADRID

https://www.youtube.com/watch?v=VCjZGAKZIdA


[1] Tan de tapadillo publicó Gara la noticia de la muerte de Pablo Sorozábal –en realidad, se limitó a reproducir la faena de aliño que Fernández Liria había publicado previamente en Rendición (www.rebelion.org/noticia.php?id=55874)-, que hubo quien ni se enteró http://old.kaosenlared.net/noticia/pablo-sorozabal-comunisa-abertzale.

Recopilación de tarjetas navideñas soviéticas

No hay comentarios:
El blog camarada Victoria de los oprimidos y explotados ha publicado una excelente recopilación de tarjetas navideñas soviéticas, algunas de ellas de gran interés, como la de un San Nicolas lanzando proyectiles a los nazis, otra en la que este armado hace huir al enemigo, y otra en la que todas las banderas de la gloriosa Unión Soviética comparten espacio estelar sobre el Kremlin.

A continuación, compartimos algunas de las tarjetas destacadas y, al final, la recopilación completa:





.

14 de diciembre de 2014

Imágenes de las marchas masivas en EE.UU. contra el racismo y la impunidad policial

2 comentarios:
Ningún país sometido a un bárbaro régimen capitalista puede ser justo, pues su justicia estará en manos y al servicio de la minoria que se apropia de la riqueza colectiva y de los medios de propaganda que intentan justificar su dominación. Por eso, las marchas de protesta masivas que han tenido lugar este sábado en Estados Unidos para exigir justicia por los asesinatos de jóvenes afroamericanos a manos de la policía son loables, pero se quedaran en simbólicas si, al final el objetivo no es acabar con el sistema que provoca el racismo, la injusticia, la miseria y la barbarie.

En definitiva, miles de personas se congregaron en la Plaza Libertad de Washington, desde donde partieron hacia el Congreso de EEUU para levantar su voz de protesta contra la brutalidad policial y la impunidad.  La manifestación se desarrolló en Washington y en Nueva York. En Washington la marcha bloqueó la avenida Pennsylvania entre la Casa Blanca y el Capitolio. En Nueva York la movilización partió de Washington Square, pasando por Manhattan y terminando en la sede del Departamento de la Policía de Nueva York.

Bajo el lema “Justicia para todos”, miles de personas marcharon para levantar su voz de protesta en contra de los últimos asesinatos perpetrados por agentes de la policía en esa nación. Familiares de varios afroamericanos víctimas de la brutalidad policial, como Eric Garner, Michael Brown y Tamir Rice, también participaron en las protestas.

El pasado mes de julio, Eric Garner, de 43 años, murió luego de ser estrangulado por el policía blanco Daniel Pantaleo, a quien el jurado de Staten Island de la ciudad de Nueva York absolvió por considerar que no había suficientes pruebas para imputarle.

Un mes después, el agente Darren Wilson asesinó con diez disparos al joven estadounidense Michael Brown, de 18 años, estando este desarmado. El Gran Jurado no formuló cargos contra Wilson.

El pasado 22 de noviembre, Tamir Rice, de 12 años, fue tiroteado por la Policía en Cleveland, estado Ohio, cuando el niño se encontraba en un parque de la ciudad y sacó una pistola de juguete. El informe de la autopsia reveló que Rice recibió un disparo que le causó la muerte. Los médicos forenses determinaron que se trató de un homicidio.

No se trata, sin embargo, de episodios esporádicos, como intenta hacer creer la prensa capitalista, sino de hechos que se repiten en el día a día de las comunidades explotadas, la negra, la hispana o,en general, la clase trabajadora. Como hemos dicho al principio, las movilizaciones masivas provocadas tras los últimos asesinatos impunes de la policia deben ser el pedestal desde el que construir la lucha continua contra el sistema capitalista, pues solo sobre sus cenizas los trabajadores norteamericanos, superando la discriminación de raza, sexo o clase, como los de todo el mundo,  podrán construir una sociedad verdaderamente libre y justa, la Socialista.

Image preview
Enlace permanente de imagen incrustada

Enlace permanente de imagen incrustada



Fotos de LibreRed

13 de diciembre de 2014

Bajo la luz de octubre, Juan Gelman

No hay comentarios:

El poeta argentino Juan Gelmán, que perderíamos a principios de este año que se acaba, siempre estuvo comprometido por la lucha, y de hecho no dudó en participar en los movimientos guerrilleros creados en su país contra la dictadura, formando parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y, después, de la rama militar de montoneros, lo que provocó, tras su final, el exilio en Francia hasta los años 90 del siglo pasado.

No tuvo tapujo alguno en defender a todos los movimientos revolucionarios con sus poemas y con sus actos, y de hecho se reconoció tanto stalinista como maoista, algo lógico en todo verdadero marxista-leninista, por encima de personalismos dogmáticos y de la teoría hueca alejada de la práctica, única capaz de hacerla verdaderamente revolucionaria.

A principios de los años 60 visitaría Pekin, y allí quedaría atrapado por el espíritu transformador y revolucionario que daría lugar a la República Popular China y que provocaría, tras el triunfo del revisionismo en la URSS y el inicio de la campaña contra Stalin, un movimiento de resistencia comunista para mantener la lucha de clases y evitar la reinstauración del capitalismo (se estaba gestando ya la futura Revolución Cultural).

Gelman, que terminaría su vida en una lucha personal para encontrar a su nieta, después de la salvaje dictadura argentina que acabaría con miles de desaparecidos, plasmaría su admiración por la Revolución China en poemas como el siguiente, Bajo la luz de Octubre, en el que describe como los "obreros mezclados al otoño" formaban "una corriente de rostros en libertad" en el desfile con motivo del XI Aniversario del triunfo revolucionario:

Era posible en una calle de Pekín,
la mañana pasaba con obreros mezclados al otoño
como llena de rastros de parientes amados, casos íntimos, vuelos,
y cabezas, cabezas,
ondeando al sol entre banderas.

Bajo la luz de octubre
otra luz encendía la oscuridad del aire:
un río de ternura frente a la paz celeste de las puestas,
quiero decir un río de victoria,
o sea: una corriente de rostros en libertad como de plata,
es decir: el otoño sonaba como pisado por millones de pies dulces,
mejor dicho: ocurría la suavidad del alma
como Pekín, como banderas, casos íntimos, rostros
y la Revolución.

Juan Gelman

12 de diciembre de 2014

La Ley Mordaza: una ley para un estado policial en manos de delincuentes

2 comentarios:
¿Qué consecuencias tiene para la ciudadanía la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, aprobada ayer por el Congreso o Ley Mordaza, conocida por su objetivo de criminalizar la protesta y asentar la deriva fascista del estado español? El periodico Diagonal ha hecho un resumen gráfico de las nuevas medidas de represión y lo que estas implican:





11 de diciembre de 2014

Un paso más hacia el fascismo: el Partido Popular impone la Ley mordaza

2 comentarios:
http://static.losojosdehipatia.com.es/wp-content/uploads/13_81_mordaza1.jpgEl Partido Popular ha aprobado en solitario, con el rechazo del resto de grupos políticos, la nueva Ley de Seguridad Ciudadana, conocida por su carácter fascista, como Ley Mordaza. El debate de la Ley de Seguridad Ciudadana se ha visto interrumpido durante el turno del portavoz del PP, Conrado Escobar. Miembros del coro de la Solfónica han etonado desde la tribuna de invitados 'La canción del pueblo', que pertenece al libreto del musical Los Miserables, antes de ser desalojados por los ujieres del Congreso.

Se trata de la aprobación de una ley "represora de los derechos y libertades", en un nuevo intento, de un partido tejido y crecido del nido franquista, de reprimir las protestas ciudadanas y de dar una vuelta de tuerca más contra los trabajadores. Para ello, no duda en inspirarse en la antigua Ley de Orden Público de 1959, elaborada por los vencedores de la Guerra Civil contra la democracia republicana y los que impusieron el terror fascista como forma de control social, algo que, a la par que el resurgimiento a nivel global del fascismo, quieren recuperar hoy para acallar las protestas contra las consecuencias de la crisis y sus culpables, los grandes delincuentes capitalistas (perdon por la redundancia):

10 de diciembre de 2014

Uno de cada dos trabajadores españoles no llega a mileurista, y 1 de cada 3 ganan poco mas de 600 euros al mes

1 comentario:

Un tercio de los trabajadores españoles no llega ni de lejos a ser mileurista. Según los datos publicados recientemente por la Agencia Tributria, 5,7 millones de asalariados españoles son seiscientoeuristas. Se trata de la nueva generación salarial, hija de la crisis económica y de los recortes neoliberales, que cobra el equivalente al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), unos 9.034 euros al año, es decir, una media de 645 euros al mes en 14 pagas.

Estas cifras dan una idea de la contundencia de la crisis en el mercado laboral español y, a la vez, del extremo crecimiento en España de la precariedad. Y es que, además, este salario de apenas 600 euro no es el resultado del empleo en una sola empresa, sino que corresponde al acumulado de las percepciones anuales por los trabajadores en varias,  1,6 de media por persona (es decir dos trabajos como poco).

En este colectivo se encuentran los trabajadores más jóvenes, donde se concentra más la rotación laboral. Pero, el seiscientoseurismo se extiende también por todos los tramos de edad, incluso en los más elevados.

Así, en este grupo se encuentran el 86% de los jóvenes de menos de 18 años que tienen empleo (33.681 personas) y el 74,7% (1.107.104) de los que figuran con una edad de entre 18 y 25 años. A ellos, se suma el 38% (1.646.016) de los que se encuentran en el tramo de 26 a 35 años, y el 28,7% (1.427.204) de los que tienen entre 36 y 45 años. También aparece uno de cada cuatro asalariados (956.603) de entre 44 y 55 años, y el 26% (493.780) de los que tienen entre 56 a 65 años. Y, curiosamente, también se encuentra el 63,7% (87.652 personas) del total de los trabajadores que han decidido prolongar su vida laboral después de cumplir los 65 años que, ante la posibilidad de una pensión exigua, siguen trabajando por ese dinero.

Los sueldos han caido extremadamente en los ultimos años, y no solo los mas bajos. Así, por tramos de renta hacia arriba, a este grupo le sigue otro colectivo importante de casi dos millones de personas, que ganan entre una y 1,5 veces el SMI (9.034 a 13.551 euros al año, entre 645 euros y 970 euros al mes en 14 pagas). Por tanto, hay casi 7,7 millones de trabajadores, el 46,4% de los asalariados totales, que ganan por debajo o muy por debajo de los mil euros. Hoy son mileuristas 1 de cada dos trabajadores.

Mientras tanto, los ingresos de los capitalistas y grandes rentas, los culpables de la crisis y los grandes beneficiaros de las politicas contra los trabajadores, siguen subiendo y, por ejemplo, en 2014, los 20 españoles más ricos ganan tanto como los 9,4 millones de españoles más pobres, siendo España el país con más desigual de Europa. Aún así, pues los ávidos rapiñeros de la gran empresa están en plena euforia fascista, los dos candidatos a las elecciones de la CEOE, organización patronal española, proponen para ser elegidos seguir con las políticas antiobreras, los recortes y las bajadas de salario, tal y como impone, por otro lado, la Unión Europea, ese nido de buitres capitalistas que disfrutan como perveritdos recortando las conquistas sociales y económicas alcanzadas por la clase obrera como consecuencia del triunfo de la Revolución Soviética y la extensión de los movimientos obreros en Europa y especialmente, tras la derrota del fascismo alemán y europeo  a manos de la URSS.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...