15 de abril de 2015

Marruecos reprime las manifestaciones contra la ocupación en El Aaiun y ataca a la delegación de la ONU

1 comentario:
En la tarde de ayer martes 14 de abril, en la ciudad saharaui El Aaiun se registraron varias manifestaciones en diferentes distritos de la ciudad contra la ocupación marroquí y las violaciones de los derechos humanos, en un momento en el que se encuentra en la ciudad una importante comisión de derechos humanos de las Naciones Unidas.

Hasta el momento la intervención del aparato represor marroquí con sus unidades de gendarmería, policía y fuerzas auxiliares ha causado decenas de heridos entre los manifestantes que salieron a las calles ante un llamado que han realizado las organizaciones saharauis activas en los territorios.

Parece ser que hasta las 21h seguían los enfrentamientos entre los manifestantes y el aparato policial en diferentes distritos de la ciudad. Los saharauis corearon lemas contra la presencia extranjera marroquí, el desbloqueo de la ciudad de El Aaiun y otras consignas pidiendo la liberación de los presos políticos, además de pedir a la ONU mecanismos de protección contra las violaciones que comete el régimen marroquí diariamente contra la población saharaui.

Según información del activista de derechos humanos Hmad Hamad, vicepresidente de CODAPSO (Comité autodeterminación del pueblo saharaui), después de reprimir brutalmente las manifestaciones, las autoridades marroquíes persiguieron algunas personas que consiguieron escapar de las agresiones refugiándose en la casa de Aminetu Haidar.
Sans+titre

En esta casa, la delegación de la ONU estaba reunida con miembros de CODESA (Colectivo de defensores saharauis de los Derechos Humanos), de la que Aminetu Haidar es parte y con los abogados de los presos políticos saharauis. La casa fue completamente rodeada por la policía marroquí y también hay informes de que los vehículos de la ONU fueron apedreados.

La delegación de la ONU finalmente logró salir escoltada por el Consejo Nacional de Derechos Humanos de Marruecos y pudieron regresar al hotel donde se aloja. Sin embargo, el sitio de la casa se mantuvo, extendiendose a todo el barrio, y aún no hay noticias de que haya sido levantado.

14 de abril de 2015

14 de abril: Por una República de los Trabajadores

2 comentarios:
"Artículo 1. España es una República de trabajadores de toda clase, que se organizan en régimen de Libertad y de Justicia. Los poderes de todos sus órganos emanan del pueblo. (...) La bandera de la República española es roja, amarilla y morada" (Constitución Española de 1931).

Releyendo "España, Republica de Trabajadores", de Ilya Ehrenburg , que fue corresponsal del diario Pravda en España durante la Guerra Civil Española, no pueden más que surgir dudas sobre la moda actual de todos los partidos que se etiquetan como de izquierda de reivindicar a la Republica Española, así tal cual, sin más consideraciones.


La reivindicacion de la República hoy se ha convertido en un gran cajón de sastre donde cabe todo, y que puede significar muchas cosas, ya que cuando la República se proclamó en España aquel 14 de abril de 1931, aparte de la caida de la monarquia no significó una transformación radical de la política española, y se olvida a veces que no solo basta con agitar una bandera para saber por qué estamos luchando.

La situación, descrita crudamente por Ehrenburg, muestra como, aparte de los cambios de nombre de los altos cargos, de los colores de la bandera, y de los símbolos patrios, los trabajadores y campesinos no vivieron una transformacion real de sus circunstancias. Es cierto que quizás hubo muy poco tiempo para que se notara, por el alzamiento fascista de los vendepatrias del 18 de julio y la consiguiente Guerra Civil que, en este caso sí, fue la verdadera espita que hizo estallar la revolución. En realidad, los partidos republicanos que llegaron al poder en 1931 no tenían en sus programas ninguna transformación radical de la sociedad, ni mucho menos el fin de las clases sociales, sino mas bien una continuacion de lo mismo sin rey y con algunas modernizaciones superficiales.

La República que triunfó en 1931 fue un éxito de la burguesía progresista, a la que, por cierto, los revolucionarios españoles de entonces, la CNT, UGT, el PCE, e incluso el PSOE (tan diferente al actual), se enfrentaron, más o menos contundentemente,  por defender, precisamente, los intereses de la clase dirigente ante los de los trabajadores.

Es cierto que la República trajo consigo algunos cambios positivos (el exilio de la monarquía, símbolo de los bandidos que habían gobernado España hasta entonces y la siguen gobernando hoy, el voto de la mujer, una mayor autonomia para los pueblos, etc.), aunque en ningun momento se otorgara el poder a los trabajadores, sino que, mu al contrario,  se les reprimio y golpeó sin tapujos cuando los movimientos obreros que exigieron un cambio real de sistema politico-economico (Revolucion de Asturias, represiones en Andalucia, etc..).

La República revolucionaria no fue la que envió a Franco (luego su verdugo) a Asturias a reprimir a los obreros organizados por la UGT y el PSOE en la Revolucion socialista en Asturias, ni la que disparaba a matar a los anarquistas en Casasviejas. Aquella era una continuación del régimen capitalista monárquico pero sin corona. Y esta república hueca no la quiero ni la defiendo.

La República burguesa de 1931, que era según la constitucion "una republica de trabajadores", era tambien, como aclaraba justo después el texto legal supremo para que en el fondo nada cambiara , de trabajadores "de toda clase". Es decir, y como describia genialmente el soviético Ehremburg en sus reportajes, no era más que "la republica de los burgueses".

Sospecho que en muchos casos es esa la república la que partidos como Izquierda Unida o, Podemos revindican (por no hablar del PSOE, que hoy directamente apoya al régimen continuación del franquismo, y que es más monárquico que la propia derecha rancia de toda la vida.

Y es que en el fondo, la reinvindicacion de la Republica se queda en nada si no se subordina a la del Socialismo, a la de la transformación social consecuente a la expropiacion de los medios de produccion de manos privadas para entregárselos a los propios trabajadores. La República era una bonita idea poética, un adornado cuento repetido por los burgueses para obtener el apoyo de los obreros y campesinos, cuyas condiciones sociales anteriores eran más miserables de lo que podemos imaginar, pero que no cambiaron demasiado tras la llegada al poder del cacique Alcalá Zamora o del burgués Azaña.

La República se ha convertido hoy para muchos partidos de "izquierda" en la principal bandera reinvindicativa de su imagen pública, identificando la bandera tricolor con la de un sistema político nuevo. Sin embargo, esto nunca fue así, y en el fondo la mera reinvindicación de un cambio de bandera y de la abolición de la monarquia no significa realmente apenas nada. La República tuvo en frente a los revolucionarios obreros hasta la llegada al poder del Frente Popular, primer momento en que el programa político empezó a tener algun rasgo de trasnformación social. l

No deberíamos olvidar que el golpe de estado contra la república llevado a cabo por los futuros franquistas (la mayoría de ellos alzados en nombre de la propia República) fue no tanto contra los gobiernos moderados de "izquierda", de Izquierda Republicana,  del Partido Radical, o de Acción Republicana, entre otros, sino contra los revolucionarios que se enfrentaron desde el primer momento de la proclamación popular de la Republica a su verdadero significado continuista.

A veces olvidamos, quizás intencionadamente, que el golpe de estado no tenía como objetivo en un principio la derrocación de la  República, y que de hecho estalló en su nombre, sino que tenía como principal fin acabar con todos aquellos que la combatieron para convertirla de verdad en una República de Trabajadores, pero no de todas las clases, sino de la clase obrera, de la clase productora.

El citado Ihlia Ehrenburg describió el verdadero carácter de la República en sus primeros años. en su libro de reportajes "España, República de Trabajadores", y avisa del fiasco que estaba suponiendo tal régimen burgués, al que no dejaron de enfrentarse los partidos revolucionarios, verdaderos representantes de los explotados.  Todavia el Frente Popular no habia llegado al poder, y los partidos revolucionarios eran tambien los enemigos del gobierno burgués de la República.

Un recuerdo imprescidible el que nos lega Ihlia Ehrenburg, para que nos planteemos que significa realmente nuestra lucha y reinvindicación de esa tan manoseada idea de la República, y por qué nos da tanto miedo reivindicar directamente el Socialismo, único sistema con el cual realmente podremos disfrutar algún dia de una verdadera República de Trabajadores.

En definitiva, República sí, bandera tricolor, sí, pero ante todo, la bandera roja del Socialismo, sin la que la primera no dejaría de ser otro símbolo de la injusticia, de la explotacion y de la oligarquia... Tal y como nos describe Ehrenburg en uno de los capítulos de su libro (que se puede descargar en el link al final de la entrada):

"La combinación de rosa y gris siempre nos conmueve. Acaso no sea más que un capricho del ojo. Acaso una interpretación subconsciente de lo que llamamos “vida”. El lago es ahora de un gris pálido, los montes de un rosa tierno. Esta región parece creada para las expansiones líricas. Aquí, la lengua española, viril y dura, se reblandece. Aquí puede hablarse de amor, sin espantar a los pájaros y al silencio con las ásperas consonantes. Aquí, las mozas cantan fados tristes y suaves. Más allá de aquella montaña, es ya Galicia, con su verdor lavado por las lluvias y sus pastores predispuestos a la poesía. Las orillas del lago están silenciosas y deshabitadas. La vista distingue, con alguna dificultad, algunas cabañas sobre los collados. En el lago pululan peces, sobre el lago revolotean pájaros. Así solían pintar el paraíso los primeros renacentistas. Sólo faltan las rizadas ovejas y los justos. No cabe duda, aquí la gente tiene que ser feliz. Por aquí pasó Unamuno. Escribió unas estrofas inspiradas. El camino llega hasta el lago.

Una posada, tortilla y truchas del lago. Un álbum para los visitantes. Una cosa intermedia entre un balneario y el edén.

La carretera transitable no pasa de aquí. Una senda, un burro. Dos aldeas: San Martín de Castañeda y Ribadelago. Nadie va hasta ellas. ¿Para qué van a ir? Allí no hay nada que comprar, ni nada que vender. Un rincón pintoresco, nada mas, y la miseria maldita. Y en España ni una cosa ni otra son excepcionales.

Sin embargo. San Martín puede vanagloriarse de sus bellezas artísticas. Entre las míseras cabañas se levantan las ruinas de un convento. Columnas románicas... Un nicho... Un ventanal... Hace cien años que los sabios monjes abandonaron el convento.

Se dieron cuenta de que el hombre no puede vivir sólo de lo bello y se trasladaron a lugares menos poéticos, pero más lucrativos. Los aldeanos no se marcharon. Los aldeanos se quedaron al lado de las ruinas románicas. Pero el monasterio no dejó solamente el rastro de las piedras inofensivas. Dejó también la vieja maldición: el foro.

Antiguamente los aldeanos pagaban todos los años un tributo al convento. Los frailes, al mudarse, vendieron este derecho a un señor completamente mundano. Ni más ni menos que se venden los muebles en una mudanza. Los frailes vendieron el foro, es decir, el derecho a desvalijar anualmente a los aldeanos. Esto sucedía en el año 1845. Han pasado casi cien años. Muy lejos de aquí, en Madrid, se sucedieron los gobiernos y cambiaron los colores de la bandera. Vino la primera República. Subieron al poder los liberales; tras ellos, los conservadores. En las elecciones, salían triunfantes los distintos partidos. Algunos osados tiraban bombas.

Algunos valientes se sometían al suplicio de la horca. El rey distribuía concesiones a los americanos. El rey hacía viajes a San Sebastián, el rey se divertía... Luego, destronaron al rey. El señor Alcalá Zamora pasó unos días en la cárcel. El señor Alcalá Zamora se instaló en el palacio de Oriente. Pero todo esto pasaba muy lejos de aquí, en Madrid. Para venir de Madrid hasta aquí, hay que montar primero en un rápido hasta Medina del Campo; luego, en un correo hasta Zamora; luego, en autobús hasta Puebla de Sanabria; luego, en coche de muías hasta el lago; luego, en burro, si es que lo hay... ¡Qué lejos está Madrid de esta aldeíta! Aquí, no ha cambiado nada. El agua del lago sigue poniéndose gris y las montañas de color de rosa, igual que antes, en los atardeceres. Las mozas siguen cantando canciones tristes igual que antes, e igual que antes los aldeanos mandan todos los años a un caballero desconocido, a un fantasma, el foro, o hablando más claramente: dos mil quinientas pesetas.

Los aldeanos tienen muy poca tierra: un puñado de tierra, que no es siquiera tierra, sino “tierriña”. ¿Qué sacarán de ella? Trescientos treinta habitantes tiene la aldea. Corno en todas las aldeas, un sinfín de crios. Aquí, la miseria engendra con la terquedad de los fatalistas resignados. Niños hambrientos. En vez de casas, establos negros, ahumados.

Se resiste uno a creer que la gente pueda vivir así toda la vida. ¿Serán fugitivos, víctimas de un incendio? No; son sencillamente españoles contribuyentes. Jamás viene nadie en su socorro. Y año tras año, tienen que entregar a un caballero lejano y desconocido todo lo que consiguen arrancarle a la tierra avara: dos mil quinientas pesetas. ¡Quinientos duros! Quinientos duros para el caballero fantasmal que heredó de su padre, además de otros bienes, el derecho a seguir cobrando el antiguo foro. El afortunado caballero es abogado. Posee una hermosa casa en la aldea, al lado del convento. No tiene muchos clientes, pero los aldeanos han de pagarle anualmente sus quinientos duros, no porque él los necesite, sino porque conoce bien las leyes y sus derechos...

A los ricos no les sobra jamás el dinero. Todos los años reciben los aldeanos el aviso correspondiente. Mandan el dinero. El señor firma el recibo.

En el mes de abril de 1931, los amantes de la libertad proclamaron en Madrid la República. Y no contentos con esto, declararon en la Constitución que España es una “República de trabajadores”. Claro está que, para evitar malas interpretaciones, se apresuraron a aclarar: “Una República de trabajadores de todas clases”. En 1931, lo mismo que en los años anteriores, los campesinos de San Martín pagaron al señor las dos mil quinientas pesetas. Trabajaron todo el no hurgando la tierra estéril.

También el señor trabajó , suyo: al llegar la fecha, se pasó el aviso y firmó el recibo.

Al otro lado del lago está la segunda aldea: Ribadelago. Aquí, los aldeanos no tienen que pagar el foro, pero no por ello pasan menos hambre. Aquí, hay todavía menos tierra.

Unos diminutos sembrados de patatas, que tal parecen huertos de juguete. Los moradores de estas aldeas comen patatas y habas. Procuran comer con medida, para no excederse. Cabañas como gallineros, barracones oscuros sin ventanas. Rara vez encienden los candiles. El aceite resultaría demasiado caro. En cada guarida de éstas, viven seis, ocho, diez personas. Enfermos, ancianos, niños; todos revueltos. Antes había una escuela. Luego, trasladaron al maestro y se olvidaron de mandar otro. Y no notan su falta, pues es difícil tener ganas de estudiar con el estómago vacío.

En toda la aldea no hay más que una casa con chimenea, ventanas y hasta visillos en las ventanas. En esta casa vive el administrador de la señora de V... Sobre esta señora se podrían componer versos. Antaño, el poeta le hubiese cantado: “¡Hermosa eres, poderosa y rica...!”. Yo no sé si la señora de V... es hermosa. Sólo sé que es poderosa y rica. Es propietaria de varias casas de la Gran Vía de Madrid.


También le pertenecen las aguas del lago de San Martín de Castañeda. Estas aguas, suavemente plateadas, que despiertan los sentimientos líricos y que, además, son ricas en pescado. La tierra no es de la señora de V... A ella sólo le pertenece el agua. Cuando el agua sube de nivel, crecen sus dominios. Es un rompecabezas jurídico, complicadísimo. Pero el abogado, que es casualmente el mismo caballero a quien los aldeanos del pueblo vecino pagan el foro, sabe desenredar muy listamente estas sutilezas. A la señora de V... le pertenece el agua con todos sus peces. El pescado del lago es excelente: magníficas truchas. Pero la señora de V... “o puede hacer nada con estas truchas. Los portes hasta Madrid son demasiado caros. Y la señora de V... puede pasarse perfectamente sin este pescado, pues un solo piso de uno de sus rascacielos madrileños le rinde mucho más que todo este poético lago.

El administrador de la señora de V... pesca las truchas. A veces, las vende en Zamora o en los pueblos de los alrededores. Vende las truchas al abogado. Las que puede, se las come él mismo. Pero en el lago hay mucho pescado y los peces pueden pasearse a sus anchas, sin temor a nadie. El administrador del lago se construyó un precioso hotelito.

Se convirtió en el cacique del pueblo. Fue hasta alcalde. Vive espléndidamente. Sus derechos están defendidos por los guardas. Los guardas tienen escopetas. Si un aldeano, muerto de hambre, se atreve a pescar de noche, le amenaza con una multa o con la cárcel. En España, a veces, saben hacer cumplir las leyes... Los aldeanos hambrientos pueden contemplar el lago, admirar las truchas azuladas y asalmonadas, admirarlas y conmoverse. Así pintaban el infierno los pintores de la primera época del Renacimiento.

No falta detalle. Los pescadores se retuercen hambrientos y desesperados, mientras el diablo está sentado plácidamente en su casita, detrás de los visillos.

Esta mañana llegó a la aldea un médico de Zamora. Es un hombre bueno y candoroso. Asiste gratuitamente a los aldeanos y hasta les ayuda de su bolsillo con cuanto puede. Antes, hacía propaganda aquí para la República. Creía firmemente que la República no se limitaría a trasladar al señor Alcalá Zamora de la cárcel al palacio real, sino que daría también de comer a los campesinos de Ribadelago. Una mujer alta, rodeada de crios, le para en la calle. Tiene el rostro afilado por el hambre y los sufrimientos.

—¿Cómo es, don Francisco —le pregunta la mujeruca al médico—, que la República no ha llegado todavía hasta nosotros?

La ironía española es siempre seria. La ironía literaria del Arcipreste de Hita, de Cervantes, no se diferencia gran cosa de la ironía de cualquier aldeano.

Don Francisco calla. Después de todo, ¿qué va a contestar? ¿Que la República es muy comodona? ¿Que le asusta el viaje burro? ¿O confesar que hace tiempo que la República llegó a estos lugares, pero que se detuvo en casa del administrador de la señora de V..., que tutea al abogado de Sanabria, que entiende mucho de foros y de truchas y que no es sólo una República, una República como otra cualquiera, sino una República de trabajadores...?"


España, República de Trabajadores

7 de abril de 2015

Salmo Rojo

No hay comentarios:
Salmo Rojo relata poéticamente un levantamiento campesino en la Hungría del siglo XIX contra los terratenientes. El director comunista húngaro Miklós Jancsó nos habla del trabajo y del cansancio, del trigo y de la sangre, de la humillación y de la rabia. Las primeras tentativas de la revuelta fallan, pero el espíritu revolucionario pronto volverá a estallar…

Se trata de una obra lírica y épica ala vez, que emplea la desnudez, la del cuerpo como la de la injusticia social, como símbolo del enfrentamiento entre la libertad y la represión.

Ambientada a finales del siglo XIX, cuando un grupo de campesinos reclamaron sus derechos al dueño de sus tierras, Salmo rojo tiene menos de 30 planos, cada uno con una intrincada coreografía de cámara, paisaje y cuerpos. La muy arriesgada fusión de forma y contenido, de política con poesía, iguala las innovaciones de la “nouvelle vague” de los años 60 y 70.  La música se compone de canciones populares revolucionarias y el color es extraordinario.

Salmo Rojo es una de los films más conocidos del gran director húngaro, que le valió la Palma de Oro en el Festival de Cannes. La bellísima fotografía y la magistral realización subliman el retrato de los  dignos y campesinos y campesinas en lucha por su libertad y registran en nuestra memoria la melodía infatigable y emotiva de los coros revolucionarios.

La película de Jancsó muestra también el contraste continuo entre la superstición religiosa, instrumento de dominación social, con la nueva conciencia del hombre en su capacidad de liberación de toda opresión, contradicción con la que los socialistas siguen enfrentándo todavía. Una de las mejores escenas de la película, de mayor profundidad, es la de la muerte de uno de los miembros de la colectividad, al que se le realizan los ritos tradicionales pero que, al final, es honrado por los revolucionarios con una oración cargada de significado, un salmo rojo:

"Socialismo, venga a nosotros tu reino,
aquí y en el mundo entero.
Pueblo, hágase tu voluntad.
y que por la reducción de impuestos
nuestra existencia sea mas llevadera.
Pueblo, líbrate de los opresores de los derechos humanos
y no perdones las ofensas de nuestros tiranos
porque merecen su castigo
por ahogar el derecho y la igualdad.
Dinero, no nos dejes caer en la tentación
porque por ti muchos se venden,
y se convierten en esclavos de nuestros opresores.
Que la luz de la ciencia nos guíe
para cumplir esta sagrada misión.
Amén.
!Hermanos obreros!
!Nuestra hora ha llegado!
!Aquel que no trabaje no comera nuestro pan!
!La tierra no es de nadie, pero sus frutos son de todos!




Visto en Cultura Proletaria

6 de abril de 2015

La fosa común

1 comentario:
Vivimos sobre una fosa comun
que encubrimos entre todos
con el silencio político
de la desmemoria.

A cada paso que damos
se quebrantan los huesos
de nuestra dignidad
pisoteada.

España es una tumba
constantemente violada
por los propios asesinos
que la cavaron.

Bajo la tierra de cada una
de nuestras naciones
yace nuestro futuro
de abuelos comunes.

Somos sus nietos olvidadizos

J.L.Forneo


5 de abril de 2015

La religión es el vodka espiritual donde los esclavos del capitalismo ahogan toda forma humana

2 comentarios:
"Dios es, histórica y cotidianamente, sobre todo, un complejo de ideas engendradas por la bestialización del hombre y por la naturaleza que lo rodea, así como el yugo de clase; ideas que sirven para afianzar la opresión y adormecer la lucha de clases. La impotencia de las clases explotadas en su lucha contra los explotadores, engendra la fe en una vida mejor más allá de la muerte, tan inevitable como la impotencia del salvaje en su lucha con la naturaleza engendra la fe en los dioses, los demonios, los milagros, etc. A aquel que trabaja y padece miseria toda su vida, la religión le enseña a ser humilde y resignado en la vida terrenal y a reconfortarse en la esperanza del premio celestial.

Cualquier fe religiosa, cualquier idea de Dios, e incluso cualquier inclinación a la idea de Dios constituyen una inexplicable bajeza, la religión es el vodka espiritual donde los esclavos del capitalismo ahogan toda forma humana" (Lenin)


30 de marzo de 2015

Mao y Stalin: la amistad más grande

7 comentarios:
Stalin y Mao Tse-Tung siguen siendo los dos últimos grandes líderes del movimiento comunista mundial y, curiosamente, ambos fueron atacados por los revisionistas, que los alababan y seguían taidamente en vida, inmediatamente después de su muerte. Los dos tenían un inmenso respeto popular, de la clase trabajadora, hasta su fallecimiento, por lo que los que después se ensañaron con ellos tenían que fingir, e incluso repetir sus ideas y enseñanzas como monos de repetición esperando a poder traicionarles, y junto a ellos al marxismo y a los trabajadores del mundo.

Las garrapatas revisionistas, en realidad enemigos de la clase obrera infiltrados en las filas comunistas, esperando como el parásito el momento oportuno para destruir el poder obrero, no dudaron en, en lugar de criticar de forma constructiva los lógicos errores de ambos, que jamás fueron dioses sino seres humanos, no dudaron un segundo en aprovechar su muerte para, desde dentro o fuera de los partidos comunistas soviético o chino, echar por tierra lo construido por los que llevaron, sin duda alguna, a su punto más álgido en la historia del mundo la dirección por las masas trabajadores de su propio destino.

En todo caso, el respeto de Mao hacia Stalin, y viceversa, fue el que todo comunista ha de tener con su camarada, sin rehuir la confrontación dialéctica, pero sin alejarse un paso de la solidaridad de clase, principal y más eficaz arma del comunismo y de los explotados contra su principal enemigo: la la clase explotadora capitalista.


El artículo de Mao Tse-tung “La amistad más grande”, escrito con ocasión del fallecimiento del gran dirigente y maestro del proletariado soviético y del proletariado internacional José Stalin, fue publicado en el “Diario del Pueblo” el 9 de marzo de 1953 y apareció posteriomente en “Pravda” el 10 de Marzo de 1953, y  sido extraído del Marxists Internet Archive y traducido al español por los camaradas de Gran Marcha Hacia el Comunismo:


Mao Tse-tung: La amistad más grande (9 de marzo 1953)

El camarada José Vissarionovich Stalin, el genio más grande de la época actual, el gran maestro del movimiento comunista internacional, y el camarada en armas del inmortal Lenin, partió del mundo.

La contribución de Stalin a nuestra época a través de sus actividades teóricas y prácticas es incalculable. El camarada Stalin representó nuestra completa nueva época. Sus actividades han permitido al pueblo soviético y al pueblo trabajador de todos los países darle la vuelta completamente a la situación de todo el mundo. Es decir, la causa de la justicia y de la Democracia Popular y el socialismo ha alcanzado una victoria en una inmensa región del mundo, una región que agrupa a más de 800 millones de personas –un tercio de la población de la Tierra. Además, la influencia de esta victoria se extiende diariamente a cada rincón del mundo.

La muerte del Camarada Stalin ha causado al pueblo trabajador del mundo entero el sentir una profunda pena inigualable; ha removido los corazones del pueblo justo del mundo. Esto demuestra que la causa del Camarada Stalin y su pensamiento han sobrecogido a las amplias masas del pueblo en todo el mundo y ya se han convertido en una fuerza invencible, una fuerza que guiará a aquellos pueblos que ya han alcanzado la victoria en la conquista de victorias aún más frescas, una tras otra, y, al mismo tiempo, guiará a todos aquellos pueblos que están gimiendo aún bajo la opresión del malvado viejo mundo del capitalismo, con el fin de que puedan golpear con valor a los enemigos del pueblo.

Tras la muerte de Lenin, el Camarada Stalin dirigió al pueblo soviético en construir una magnífica sociedad socialista, el primer Estado socialista en el mundo, que él, junto con el gran Lenin, creó en la época de la Revolución de Octubre. La victoria de la construcción socialista de la Unión Soviética no sólo fue una victoria del pueblo de la Unión Soviética, sino también una victoria común para los pueblos del mundo entero. En primer lugar, ésta victoria demostró en los términos más auténticos y vivos la infinita exactitud del marxismo-leninismo y educó de manera concreta al pueblo trabajador del mundo en cómo deben avanzar hacia una buena vida. En segundo lugar, esta victoria aseguró que durante la Segunda Guerra Mundial la humanidad tendría la fuerza para derrotar a la bestia fascista. El logro de la victoria en la guerra antifascista, y la gloria por estas victorias deben ser atribuidas a nuestro gran camarada Stalin.

El camarada Stalin desarrolló la teoría marxista-leninista de un modo integral y trascendental e impulsó el desarrollo del marxismo hasta una nueva etapa. El Camarada Stalin desarrolló de manera creativa la teoría de Lenin relativa a la ley del desarrollo desigual del capitalismo y la teoría de que es posible para el socialismo alcanzar primero la victoria en un país; el Camarada Stalin contribuyó de manera creativa a la teoría de la crisis general del sistema capitalista; contribuyó a la teoría relativa a la construcción del comunismo en la Unión Soviética; contribuyó a la teoría de las leyes económicas fundamentales del capitalismo y el socialismo en la actualidad; contribuyó a la teoría de la revolución en las colonias y las semicolonias. El Camarada Stalin también desarrolló creativamente la teoría de Lenin de la construcción del partido. Todas estas teorías creativas del Camarada Stalin unieron todavía más a los trabajadores del mundo, unieron aún más a las clases oprimidas y pueblos oprimidos del mundo entero, permitiendo así la lucha de la clase obrera mundial y de todos los pueblos oprimidos por la liberación y bienestar y las victorias en esta lucha alcanzando proporciones sin precedentes.

Todos los escritos del Camarada Stalin son documentos inmortales del marxismo. Sus obras, Los Fundamentos del Leninismo, Historia del Partido Comunista [Bolchevique] de la URSS, y su última gran obra, Problemas Económicos del Socialismo en la URSS, constituyen una enciclopedia de marxismo-leninismo, una síntesis de la experiencia del movimiento comunista internacional de los últimos cien años. Su discurso al XIX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética es un precioso último testamento legado a los comunistas de todos los países del mundo. Nosotros, los comunistas chinos, como los comunistas de todos los países, buscamos nuestro propio camino hacia la victoria en las grandes obras del Camarada Stalin.

Desde la muerte de Lenin, el Camarada Stalin ha sido siempre la figura central en el movimiento comunista internacional. Nos agrupamos en torno suyo, le pedimos sus consejos, y constantemente extrajimos fuerza ideológica de sus obras. El camarada Stalin estaba pleno de calidez hacia los pueblos oprimidos de Oriente. “No olvidar a Oriente”. Este fue el gran llamamiento del Camarada Stalin después de la Revolución de Octubre. Todos saben que el Camarada Stalin amaba afectuosamente al pueblo chino y calificaba la fuerza de la revolución china como incalculable. Sobre la cuestión de la revolución china, contribuyó con su sublime sabiduría. Fue siguiendo las enseñanzas de Lenin y Stalin, junto con gozar del apoyo del gran Estado soviético y de todas las fuerzas revolucionarias de otros países, que el Partido Comunista de China y el pueblo chino lograron su histórica victoria hace unos pocos años.

Ahora hemos perdido a nuestro gran maestro y más sincero amigo, el Camarada Stalin. ¡Qué desgracia tan grande! El pesar que esta desgracia nos ha traído no se puede describir con palabras.

Nuestra tarea es transformar el dolor en fuerza. En memoria de nuestro gran maestro Stalin, la gran amistad entre el Partido Comunista de China y el pueblo chino [de un lado] y del Partido Comunista de la Unión Soviética y del pueblo soviético [de otro] conformada en nombre de Stalin, nunca cesará de fortalecerse. Los comunistas chinos y el pueblo chino intensificarán aún más el estudio de las enseñanzas de Stalin y el estudio de la ciencia y tecnologías soviéticas a fin de construir nuestro país.

El Partido Comunista de la Unión Soviética es un partido nutrido personalmente por Lenin y Stalin; es el partido más avanzado, más experimentado y el más teóricamente cultivado del mundo. Este partido se ha convertido en nuestro modelo en el pasado, es nuestro modelo en el presente y será nuestro modelo en el futuro. Creemos plenamente que el Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética y el Gobierno de la Unión Soviética dirigido por el Camarada Malenkov será capaz de desarrollar definitivamente el trabajo inacabado del Camarada Stalin y empujar adelante la gran causa del Comunismo y llevarlo a un desarrollo más grande y más glorioso.

No existe la menor duda que el campo de la paz, la democracia y el socialismo a escala mundial estará aún más unido y más poderoso.

En los últimos treinta y cinco años, las enseñanzas del Camarada Stalin y el modelo de construcción del socialismo en la Unión Soviética han facilitado un gran avance para el mundo. Ahora que la Unión Soviética se ha hecho tan poderosa, que la revolución del pueblo chino ha alcanzado victorias tan grandes, que la construcción en las diversas democracias populares ha logrado éxitos tan grandes, que el movimiento de los diversos países del mundo contra la opresión y agresión ha alcanzado tales cimas, y que nuestro frente de amistad y solidaridad está tan consolidado, podemos decir con completa certeza que no tenemos miedo de ninguna agresión imperialista. Aplastaremos cualquier agresión imperialista, y todas sus odiosas provocaciones serán en vano.

La razón de que la gran amistad entre los pueblos de los dos países, China y la Unión Soviética, es inquebrantable se debe a que la amistad se ha construido sobre los grandes principios del internacionalismo de Marx, Engels, Lenin y Stalin. La amistad entre los pueblos de los dos países, China y la Unión Soviética, y los pueblos de las diversas democracias populares, al igual que con todos los pueblos que aman la paz, la democracia y la justicia en todos los países del mundo está también construida sobre estos grandes principios del internacionalismo y, consecuentemente, es también inquebrantable.

Claramente, la fortaleza creada por este tipo de amistad nuestra es inagotable y verdaderamente invencible.

¡Que todos los agresores y belicistas imperialistas tiemblen ante nuestra gran amistad!
¡Viva las enseñanzas de Marx, Lenin y Stalin!
¡Gloria inmortal al heroico nombre del gran Stalin!


(Diario del Pueblo, 9 de marzo de 1953)

27 de marzo de 2015

Más trabajo, menos sueldo: las vueltas de tuerca del capitalismo en España

No hay comentarios:
La última entrega de la encuesta sobre costes laborales realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) concluye que el año pasado continuaron bajando los sueldos de los trabajadores, mientras aumentaba el número medio de horas trabajadas por los españoles que tienen empleo. Es decir, los capitalistas apretaron aun más la tuerca de la explotación a los trabajadores.

Según el INE, en diciembre del año pasado el sueldo medio era en España de 1.991,84 euros brutos al
mes, calculado sobre doce pagas anuales, frente a los 1.995,68 euros del mismo mes de 2013. Eso equivale a un descenso del 0,2% y pone de manifiesto que la devaluación salarial abiertamente propiciada por el gobierno del PP, a través de la reforma laboral de febrero de 2012 (sin olvidar las previas del PSOE). Antes de que se pusiera en marcha la última reforma, el sueldo medio estaba en 2.020,13 euros brutos al mes; es decir, un 1,4% más que a finales de 2014.

El núcleo de la reforma laboral fueron las nuevas facilidades para los despidos, que las empresas aprovecharon para despedir a mansalva y aligerar sus plantillas, con la consiguiente destrucción de un millón de puestos de trabajo durante sus dos primeros años de vigencia.

Una parte de esos empleos se han cubierto después mediante contratos precarios, tanto en materia salarial como en cuanto a las condiciones de trabajo.  Es decir, ahora no sólo se cobra menos, sino que también se trabaja más,  Los datos hechos públicos recientemente por el INE indican que el número de horas efectivas de trabajo subió de 128,9 a 129,7 en cómputo mensual durante 2014, sin que a cambio hubiera ninguna compensación económica para los asalariados, sino más bien todo lo contrario.

Ese aumento afectó tanto a los contratados a jornada completa como a aquellos que lo son a tiempo parcial, una modalidad cada vez más utilizada por los empresarios.  En el primer caso, las horas efectivas de trabajo pasaron de 144,5 a 146 al mes y, en el segundo, de 75,6 a 76,9. No obstante, los datos son incompletos, porque la encuesta sobre costes laborales recoge las horas cotizadas a la Seguridad Social, pero no las que se puedan trabajar por imposición del empresario sin la correspondiente contraprestación legal, con lo que la situación real seguramente es todavía peor.

Como sabemos, el capitalismo se basa en obtener el mayor beneficio sea como sea, sin importar el medio, e históricamente ha demostrado que si no se le opone resistencia continuará girando la rosca de la explotación y del saqueo infinitamente. Así que, y teniendo en cuenta que no se trata de una particularidad del capitalismo español, sino de una característica general del capitalismo mundial tras el final de la URSS, estado que sirvió de freno durante décadas debido al miedo de los propios capitalistas por la posible atracción del sistema comunista entre sus trabajadores, la única manera de evitar que se siga apretando la tuerca contra a los trabajadores y a los pueblos es que sean los propios trabajadores los que le pongan freno.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...